BUSCAR

Miércoles, 09 Octubre 2013 01:53

Para Silvya.

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Para Silvya.

 

Oh, pequeña rebelde, manojo de martirios llanos. Acaso el amor puede llorar de espanto, o las estrellas reventar sin dejar rastro. Acaso la muerte es más alta que las rosas, y que un amanecer de miradas temerosas. Oh, dolorida, manojo de pensamientos desnudos. Acaso hay luz más allá de la luz. Hay más tiempo que el tiempo que esperamos la luz, de las estrellas. ¿Acaso el horizonte tiene cara de hereje, y un batir de alas permanece intacto en la tormenta celeste?.

Oh, pequeña mancillada, huérfana de compañías mesuradas. Deja que los sueños alcancen el cielo, como la sombra de tu figura amada. Deja que los árboles mueran erguidos y que la poesía maldiga tu patria desamada. ¡Al mar la erosión de los huesos! ...¡Al sol el día en llamas!. En el fondo de todo corazón hay un niño triste; capitán de carabela enclaustrada, que navega enfilando, temeroso, los nordestes gemidos del alma.

Año 2000.

Visto 615 veces Modificado por última vez en Martes, 19 Abril 2016 13:29