BUSCAR

Sábado, 22 Marzo 2014 00:21

Ya lo tuve todo, señor

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Ya lo tuve todo. De la serie Aprontes para una despedida, en el marco de mis 50 años de lucha por - mi - vida.

 

Ya lo tuve todo, no hay de qué quejarse
tuve todo y nada, y tuve mas nada.
Ya tuve uno, 15 y 30 y ya tuve 50
y tuve mucho más y poco menos de lo que me esperaba.

En efecto. Ya tuve un hijo,  ya planté un árbol y ya escribí un libro.
un libro de poesía entretenida, pero aún me falta el ISBN
ya planté un árbol y tale un árbol, aún cuando fui defensor del bosque nativo
ya tuve un hijo, y lo ví crecer
lo ví vivir y también desear la muerte.

Ya tuve una pasión que duró seis meses
y un matrimonio de siete años
ya tuve una familia como Dios manda
y una cueva de amigos desarraigados.

Ya viví,
no tengo nada que confesar pero tengo una confesión preparada.

Ya viví en un loft,  en casa pareada, en el DFL2 y en una pieza anticuada.
en Santiago sur, en Santiago oriente, en Santiago centro, en Santiago ausente
ya viví en la pobla, en la okupa, en el barrio, en la villa,
y en una casa esquina con ventanas blindadas.

Ya viví en la casa de seguridad, en la casa buzón, en la casa del barretín, en la casa para el repliegue táctico, en la casa para la planificación de la tarea asignada.

Y también ya leí…

ya leí El Quijote, ya leí el I Ching, ya leí el Corán, y la "Interpretación marxista de la historia de Chile"
del maestro Luis Vitale.
Ya leí entre piernas, ya leí entre líneas, ya leí en el baño, ya leí en cluclillas
ya leí a Bukowsky y el Eclesiastés,
el manual de la Harnecker,
y "Las venas abiertas de América Latina".

Así como leí, ya hice un discurso
ya tuve un aplauso, ya viví un gran éxito
y también el mismísimo fracaso.

Ya tuve un gran año y una década perdida
ya viví la soledad plena y la dulce compañía
ya tuve mi año sabático y varios años de trabajo contínuo
vacaciones prolongadas y viajes relámpago de los que no recuerdo nada.

Ya tuve más de 100 amigos en Facebook diciéndome feliz cumpleaños, señor.

Ya tuve mi momento de dicha, soñador
y mi momento de euforia, gladiador
ya pude caminar sobre brasas, sobre escombros, sobre vidrios, sobre el agua
ya pude dejar de caminar y tirarme rendido

ya fui Lennon y también McCartney
ya fui Silvio y también Daddy Yankee
ya fui anochecer en Cochiguaz y amanecer en Rari
Ya fui Gualliguaica antes del agua y la sequía
Ya fui Lima, Bogotá, Caracas, Quito y Buenos Aires.

Ya fui la invención de la rueda
y el que hace el copy&paste
ya logre administrar una victoria
y el fracaso constante de mi vida
ya logré vivir pagando mis cuentas
con todos los documentos al día

ya fui paño de lágrimas
y también lloré, a moco tendido...
en los brazos de alguien, en las faldas de alguien, en el pecho de alguien
mirando el mar, mirando la montaña, mirando la luna,
mirando la foto de mi abuela madre.

Ya me entregue al amor,
y ya viví esquivando compromisos
ya me tomé una entera de tequila
odiando a una amada, escribiendo cien páginas de corrido
ya llevé bandejas con desayunos
y ya recibí cariño a cambio de favores
ya estuve con una prostituta
y ya regalé ropa interior de encaje negro a un amor no correspondido.
 
Ya experimenté un eclipse de sol y un amanecer de luna
ya navegué en un transatlántico y volé en un bimotor
ya anduve en un tren a vapor y cabalgue hacia un horizonte, sin destino
ya disparé (sin herir a nadie) y ya salvé una vida.

Ya fui pobre y también rico
ya me farrie una amistad y conseguí un mejor amigo
ya entré de colado a un cine, hice perro muerto y también pague cuentas
que no correspondían.

ya fui asaltado, torturado, relegado, agredido, apaleado, y también indemnizado
ya recibí una beca
un aguinaldo con caja de mercadería
un beneficio estatal
una herencia privada
un premio de consuelo
un segundo lugar
una prerrogativa

ya llené una ficha de protección social
y ya me atendí en un consultorio del servicio de salud, con tarjeta PRAIS
como apitutado y como hijo de vecino, como indigente sumiso y como engreído.
Y ya fui catalogado de hipertenso, diabético, hipertiroidista, EPOCista, tabaquista, abneísta, alcoholista, cancerista, con pulmones enfisematosos, hipermétrope, piéplanista, sobrepesísta… al borde del infarto, del coágulo, del accidente cardiovascular y/o cerebrovascular, candidato a usar el pijama de palo, con reserva confirmada para el patio de los callados...
y también fui catalogado de hombre sano…

Ya viví en las postrimerías del siglo XX y en los albores del XXI
en el inicio de la revolución tecnológica y en el ocaso del industrialismo
o del capitalismo fordista o postfordista
en el rococo en el post modernismo

Ya amé a la patria y también odié el patriotismo
ya fui marxista leninista y ya superé a Marx
con el anarquismo zen y con el zapatismo
ya logré crear mi propia teoría de la revolución
y mi zona temporalmente autónoma
mi propia estrategia insurreccional
y mi propia Guerra Popular Prolongada...
¡ ya fui como el Che !
y también fui funcionario personero burócrata amarillo,
sí, también amarillo, populista de centro, concertacionista
oportunista neoliberal, vanguardista mediocre, neo barroco, redset snob
y underground desconocido.

ya fui yunque y también martillo
ya fui revolver y también pala que cavó sometido

ya fui y ya vine de vuelta
ya fui y ya me quedé allá
ya fui y no alcancé a llegar
ya fui y me vine en otra, en mala, en buena, en pasta

ya fui cesante ilustrado y ya me liberé del trabajo
de la esclavitud de marcar tarjeta, de esperar el bus, de cumplir horario, de firmar el libro, de usar traje y corbata,
credencial colgante con reconocimiento dactilar,
con doble factor de autenticación
con chip de localización y escaneo de retina...

ya fui y solo fui...

Ya ví nacer un hijo
y morir una madre
ya tuve un padre ausente
y un hermano distante
ya tuve un pariente perdido y un tío allegado
ya tuve un perro un gato una tortuga y una amante

ya miré un espejo descubriendo belleza
ya miré un espejo sin saber lo que veía
ya fui hermoso y deseado y también feo asqueroso
ya fui flaco marcado y obeso mórbido
ya fui un atleta y una bosta de camino
ya fui el mejor partido y el peor es na
el indeseable e indeseado y el metrosexual
ya estuve con la chica popular y con lo que botó la ola
ya tuve ojos de neón y alito repugnante con dientes amarillos

ya fui tarde y tambien nunca
ya supe por sabio y también por viejo
ya fui español y también indio
ya fui...

¡ ya fui todas las voces, señor !

ya canté en público y ya hice el ridículo
ya fui todo oídos ya fui todo labia
ya fui interlocutor válido y vocero del colectivo
ya toqué piano, flauta, clarinete, ya fui el creativo
el mejor del curso y el repitente
el que nadie quiere y el mejor amigo
el líder, maestro, sensei, shīfu, y el peor de los ejemplos
ya fui el rechazado y también el the one
el caso de éxito y el caso perdido

ya fui tierra y candela
ya fui un bailaor virtuoso
ya hice un escándalo en un banco, en un aeropuerto, y ya me disculpe arrepentido
ya soldé mi primer mesón, ya cosí mi primera funda
ya logré salir amado de un trabajo
y ser dueño de un pub, haciendo todas las noches bar abierto para todos mis nocturnos amigos
ya fui ermitaño insoportable y bohemio de barrios chinos
ya fui pura briza que logró traspasar rendijas y recovecos, taludes e intersticios.

Ya fui todo y nada
ya fui cepa y lana
ya fui espíritu inmanente
y un bostezo en el olvido

ya fui una sarta de mentiras
y ya fui la verdad absoluta
la verdad aquí y ahora y la verdad construida

ya me sentí en la cima
y el más grande perdedor
con el vértigo del éxito
y con depresión

ya robé un buque manicero
y ya sufrí la peor de las estafas
ya vomité en un auto y ya me echaron de un bar
ya fui el alma de la fiesta y el desapercibido

Ya fui el que la lleva, el que la persigue y el que la ve pasar.

ya fui por la oveja y salí trasquilado
ya fui por la oveja y obtuve una oveja
ya fui por la oveja y obtuve lana
ya fui por la oveja y no obtuve nada.
ya fui de los que abandonaron la pretensión de ir por ovejas
o por lo mío, o por lo nuestro, o por la gloria o por la victoria anhelada.

ya fui ying ya fui yang, ya fui tesis y antítesis, el polo opuesto y el polo negativo
ya fui entidad ya fui relación
ya fui dendrita y también axón
ya fui vórtice ya fui vector
ya fuí taco y punta, pan y pedazo, dulce y grasa, fuego y dolor
ya fui la última esperanza y la esperanza perdida
ya fui puro lamento y la eterna alegría
Ya fui buen entendedor, ya fui muchas palabras
ya fuí poco y mucho, ya fuí, poco y nada.

ya fui macho ya fui hembra ya fui indefinido
ya viví caliente y también frio
ya fui ateo, si claro
y también creyente dominguero
meditante, orador empedernido
ya recé asustado
y ya tuve más de un acto pervertido
ya desee la muerte antes de tiempo
y también desee vivir más de lo prometido
ya logré la meditación profunda
ya logré la meditación activa
ya estuve iluminado
así como también ví la luz al final del camino.

Ya hice el amor y ya culie borracho
rompiendo una cama un lavamanos una baranda
ya me tiré a una promotora del café Haití
y tuve sexo con dos mujeres la misma noche
y con tres, en la misma semana.
Ya hice el amor con mujeres de los cinco continentes
en mi casa
en el océano atlántico
en un bus, camino a Falcón
en el tren de Barcelona a Lyon
en una hamaca de bambú y cordel podrido

ya me dormí soñando con un amor imposible
ya me desperté besando al amor de mi vida.

¡ ya fui todas las caras, señor !

ya fui cara de indio
ya fui cara de noble
ya fui cara de cuico
ya fui cara de pobre.

ya pasé por ahí absorbiendo todos los males del entorno que fueron engrosando mi cuerpo y espíritu. Por  eso alguna vez se escapan y me dejan mal parado. Pero ya limpié y sané por todas partes, haciendo milagros, por eso ya recibí el peor premio así como el mejor de los castigos, deambulando al mismo tiempo como un demonio sonrojado y un ángel abatido.

¡ Ya fui nunca, señor !

Ya fui el que nunca se tiró en paracaídas
el que no escaló el Aconcagua
el que no conoció ni a Chávez ni a Fidel, personalmente
el que no dirigió el tránsito en Bombay
el que no puso la bomba en el subte
el que nunca boicoteo unos juegos olímpicos
el que nunca estuvo en un mundial de fútbol
en el parque de Yellowstone, en Plaza Sésamo, en la Isla de la Fantasía.

Ya fui el que no murió luchando
ya fui el que no murió de hambre
ya fui el que no murió de pena
ya fui el que no no murió como concha de su madre

el que nunca hizo empanadas
el que nunca escribió a Santa Claus
el que nunca practicó esgrima
el que nunca condujo un tanque
el que nunca fue operado
con una cicatriz mediante

Pero fui el que dejó algo escrito
con cientos de work in progress
y muchos Lorem Ipsum dolor sit amet
con upgrades pendientes y checklist sin revisión
protagonista de su época, eso sí,
y un roadmap proyectado ad eternum y ad infinitum.

Ahora ¿qué tengo que hacer? ¿debo partirme en dos?
ya que merezco el cielo y el infierno de manera concomitante...
yo solo fui señor... yo fui el que nunca fue, yo fui el que siempre ha sido.
Fuí el que jamás se vendió... perdón, ¡ es cierto !,
yo vendí mi alma al diablo... pero la recuperé, pagándole intereses.
Y ya conocí a Dios «er sant»,
y ya lo perdoné, señor, ya lo perdoné
por todo lo que no quise vivir y tuve que vivir
y por lo que no viví, habiendo querido.

Santiago, marzo de 2014.

Visto 1543 veces Modificado por última vez en Martes, 19 Abril 2016 13:29